lunes, 15 de noviembre de 2010

Lo sublime de nuestras plazas siempre fue esa sutil manera que tenias para volverme hermoso en un abrir y cerrar de boca.