miércoles, 14 de julio de 2010

Boceto

Los colores se ponen borrosos a esta altura del momento y todos se mueven demasiado rápido para lo que puedo captar, el mar golpea brutal contra la canoa y ningún pez pica el sepo, las lágrimas caen por sus mejillas y no puedo sentir su dolor, el mar picado se debate entre el azul profundo y el negro, ella aprieta los puños con fuerza y yo estoy viendo como su mundo se cae a pedazos, el viento del este violento se hace notar en la piel de aquel que en la canoa reposa, escucho los gritos pero no descifro el mensaje siento el portazo en el pecho pero nada más, la noche turbulenta conjura los demonios de mil años de tempestad sobre un mar mutilado, hay días en los que el sol no es mas que un recuerdo en mi piel un recuerdo de mejores días, no hay expresiones en el rostro de aquel que hace esperar al tiempo, camino por la calle y los demás son una marea de colores gastados moviéndose en otra realidad distinta de la mía, el mundo impotente trata de romper la paz de aquel que pesca, los químicos ya no me consuelan y los grupos de auto-ayudas y terapias alternativas hace tiempo dejaron de tocar, los restos de los naufragios bailan en las olas y aquel que aguarda reza.
El dios esta quieto en la canoa.
Y yo me ahogo en el viento.



Matt

No hay comentarios:

Publicar un comentario