domingo, 21 de marzo de 2010

Recuerdos

Me acuerdo de una vez en la que miraba la espiral de agua que se forma sobre el desagote de mi ducha, y pensaba en inviernos compartidos y en las hojas muertas. Yo soy de hacer esas cosas, tengo momentos en los que me acuerdo de cuando jugaba con el pasto en los veranos de mi niñez, o aquella vez que viaje a Misiones en avión, estaba tan nervioso que me tuvieron que ayudar a subir por la escalera, los veranos en el asfalto, los viajes al hospital de los fines de semana, todos esos recuerdos disparados de repente y yo les juro que me pierdo lejos entre meriendas en lo de Doris o los almuerzos de los miércoles con los papas de Gabi. Y así me desaparezco en lo mas profundo como esa vez que estaba haciendo un trámite por Córdoba y Callao, o eran Rivadavia y Pueyrredon, no recuerdo realmente, era tarde y estaba cansado muy cansado, me acuerdo que iba apurado por que ya no daba mas de laburar y quería volver a casa rápido, tenía unas cartas o un paquete en la mochila y no se si iba al correo o si buscaba el subte para irme a retiro, así caminaba y me dolían mucho los pies por que hacia poco empezaba a laburar y entre los zapatos duros y la falta de calle yo siempre terminaba re cansado y mi jefa se reía, y yo muerto caminando por calles con nombres raros y diagonales y pasajes y cortadas, pensando en volver a casa rápido para ducharme y descansar, y ese paquete de mierda que pesaba demasiado o esas cartas que se me venían cayendo por el camino. Me acuerdo que me senté en una plaza a tomar aire por que no daba mas, hacia mucho calor y el sol pegaba demasiado para ser invierno, y las palomas estaban por todos lados, como los mosquitos y yo pensando en el hambre y el cansancio y la lluvia, en cualquier momento se largaba pero no había ni una sola nube y el sol más fuerte que nunca, y yo con hambre y cansado. Y se me iban las tardes infinitas en esa plaza sentado entre un verano atroz y esos días de invierno en los que llueve por semanas y por meses y el cansancio que no se me iba mas, entonces se largaba por fin la lluvia y toda la ciudad junta se lavaba, todo ese cansancio gris se nos iba de los huesos de una puta vez, me acuerdo que había espirales de agua por todos lados y tenían tintes raros, con colores de una ciudad sucia que se estaba decolorando en una lluvia que no tenia nubes y todo ese cansancio se me escurría del tapado con todo el calor y a mis pies se formaba un remolinito liquido y colorido, lleno de colores y claro ahí me di cuenta y me reí por que ese día interminable con todo el cansancio no se iba a terminar nunca, esas cartas y ese paquete de mierda que quizás entregue o que perdí hace mucho y ahora que lo pienso me es tan real, el tiempo de entonces tan liquido como el agua que se me escurre por la espalda, ya no se si es agua tibia o si esta todo tan frío como el baño, solo se que a veces me pasan estas cosas y justo ahora me viene a pasar, justo ese tenia que ser mi ultimo recuerdo y ahí a mis pies el remolinito rojo, la navaja y el agua que se va llevándome lejos.